Hábitos nutricionales para mejorar tu salud bucodental

Hábitos nutricionales para mejorar tu salud bucodental

La nutrición afecta a todo el cuerpo de adentro hacia afuera. Si no comes y bebes las cosas correctas de manera regular, entonces serás más susceptible a enfermedades y problemas dentales. Cambiar la dieta diaria y los hábitos de higiene bucal mejorará su salud y bienestar general. A continuación, le presentamos algunos pasos sencillos que puede seguir para llevar un estilo de vida más nutritivo que se traduzca en dientes y encías más sanos.

Coma más frutas y verduras

Los padres de todo el mundo le dicen a sus hijos que coman sus frutas y verduras por una buena razón. Estos alimentos frescos están llenos de nutrientes como vitaminas y minerales que son esenciales para un cuerpo sano. También tienen una buena cantidad de agua y fibra para equilibrar los azúcares naturales que contienen. Masticar frutas y verduras crudas, especialmente las crujientes, estimula la producción de saliva para eliminar los ácidos y las partículas de comida. Estas cosas pueden dañar los dientes si permanecen demasiado tiempo en la boca.

Algunas frutas y verduras tienen un mayor valor nutritivo que otras, por lo que te preguntarás cómo tomar las mejores decisiones. Si comes una variedad colorida, no tienes que preocuparte, tu cuerpo recibirá muchos nutrientes. Las verduras de hoja oscura como las espinacas y la col rizada son una opción maravillosa. Son ricas en vitamina C y calcio, lo que ayuda a reducir la inflamación y a combatir las enfermedades de las encías. El calcio también fortalece el esmalte de los dientes y los huesos. Coma verduras en una ensalada fresca, agréguelas a los sándwiches o mézclelas en sopas o batidos.

Las patatas dulces, el brócoli, las cebollas, los pimientos y la calabaza son excelentes opciones, así como los hongos shiitake. Estos hongos son un súper alimento que contiene lentinan, un compuesto antibacteriano que previene el crecimiento bacteriano y lucha contra la acumulación de placa. Se encuentran a menudo en la cocina asiática y se pueden comer crudas o cocinadas.

Los cítricos y las bayas también tienen buenas cantidades de vitamina C y calcio. Asegúrese de no exagerar con las frutas, aunque el azúcar en ellas es natural, sigue siendo azúcar.

Reducir la ingesta de azúcar

El azúcar es una de las principales causas de los problemas dentales. Las bacterias de la boca se alimentan del azúcar y causan caries dentales y caries dolorosas. Los canadienses consumen un promedio de 40 kg de azúcar cada año. Para la salud de los dientes y del cuerpo, es importante reducir el consumo de azúcar donde sea posible. Lee las etiquetas nutricionales para ser más consciente del azúcar que consumes y ten cuidado con los diferentes tipos de azúcares añadidos como los jarabes, la miel y la melaza.

Cuando coma un tentempié, intente elegir tentempiés saludables y sin azúcar. Los dulces pegajosos son también algunas de las peores cosas para sus dientes. Los dulces como las gomitas de fruta y los caramelos masticables se atascan en los surcos de los dientes y pueden permanecer allí durante horas, corroyendo el esmalte. Si eliges comer dulces, entonces planea hacerlo con una comida regular. El aumento del flujo de saliva a la hora de las comidas ayuda a diluir y lavar los azúcares. Masticar vegetales fibrosos y goma de mascar sin azúcar también ayuda a limpiar la boca hasta que puedas cepillarte los dientes.

Bebe mucha agua

Otra forma de reducir el consumo de azúcar y mejorar la salud es pensar en lo que se bebe. Una forma fácil de cambiar rápidamente sus hábitos de bebida es reducir o sustituir los refrescos, cafés, zumos y tés azucarados. Los sustitutos naturales del azúcar y los jugos sin azúcar añadida son mejores opciones, pero el agua es la mejor opción, especialmente si está fortificada con flúor.

Junto con los hábitos adecuados de cepillado y uso de hilo dental, el agua fluorada ayuda a mantener la salud bucal al hacer los dientes más resistentes a los ataques de los ácidos que causan caries. Beber mucha agua también ayuda a lavar la boca, lo que reduce las bacterias, el ácido y las partículas de comida en los dientes y las encías entre las veces que se cepilla.

Incluya la proteína y los productos lácteos

Las proteínas magras, ricas en fósforo, ayudan a fortalecer los dientes. La carne, las aves, el pescado, la leche y los huevos se consideran buenas proteínas para consumir. Los productos lácteos como el queso, el yogur y el requesón son ricos en calcio. Contienen una proteína llamada caseína que ayuda a neutralizar los ácidos producidos por las bacterias en la boca. Sólo asegúrese de revisar las etiquetas de los productos lácteos para ver si tienen azúcares añadidos y elija opciones con bajo contenido de azúcar o sin azúcar. Las nueces, los frijoles y las semillas son otras opciones de proteínas que tienen fibra saludable y minerales vitales también.

Todos queremos ser capaces de vivir la vida al máximo con la mejor salud posible. Los problemas dentales pueden interponerse causando dolor, incomodidad o vergüenza. Piensa en tu boca como la puerta de entrada a tu cuerpo y no subestimes cómo afecta a todo tu ser. Con una excelente nutrición, puedes mejorar tu salud oral y general. Si sigues una dieta saludable, practicas una buena higiene bucal y visitas al dentista con regularidad, entonces estarás bien encaminado para vivir tu mejor vida. Si tienes alguna preocupación dental, no te demores, y dirígete a tu dentista hoy mismo.

Deja una respuesta